Personalidad y receptores dopaminérgicos

Publicado en la revista nº004

Autor: Bleichmar, Hugo

 

Un grupo de investigadores de la Universidad de Turku (Finlandia) acaba de publicar un trabajo, que corrobora otros dos anteriores hechos por diferentes equipos, en el que muestran que las personalidades "desapegadas" (detached) tienen un número menor de receptores dopaminérgicos, especialmente en el núcleo cerebral del Putamen derecho(1).


El estudio fue realizado con 18 personas sanas (10 hombres y 8 mujeres) a los cuales se les aplicó la escala Karolinska de personalidad que tiene 15 subescalas; una de ellas con 10 items corresponde a la personalidad denominada "desapegada" que se correlacionaría con lo que en otros sistemas clasificatorios es la personalidad esquizoide. Ninguno de los participantes en el estudio tenían antecedentes de historia psiquiátrica, abuso de droga o enfermedad somática crónica.

A todos se les estudió con PET (tomografía de emisión de positrones) y un marcador de terminaciones dopaminérgicas.

Los equipos que evaluaron los tests psicológicos y las tomografías cerebrales lo hicieron sin conocer los resultados que el otro equipo había obtenido. 
 


Al comparar los resultados psicológicos y los de medición de receptores de dopamina se encontró que los sujetos cuyo perfil de personalidad correspondía al tipo desapegado poseían, de manera estadísticamente significativa, menor concentración de receptores de dopamina en el núcleo Putamen, especialmente del hemisferio derecho.


Lo autores del trabajo son lo suficientemente cautos para no establecer cuál es el orden causal en la correlación encontrada, es decir, si primero fue la baja inervación de terminaciones cerebrales dopaminérgicas que determinó el rasgo de personalidad o a la inversa. Como dicen: "Este fenómeno neurobiológico (baja concetración de receptores dopaminérgicos) puede predisponer a una persona a patrones conductuales caracterizados por retracción y soledad. Esta relación entre desapego y dopamina tiene muy posiblemente una base heterogénea, probablemente explicada en parte por factores genéticos. Es también completamente posible que la formación del sistema dopaminérgico esté bajo la influencia substancial del ambiente durante el desarrollo del cerebro y pueda estar afectada por interacciones sociales en la infancia y la adolescencia". El peso relativo que tendrían las predisposiciones biológicas y los vínculos tempranos es algo que no puede decidirse "a priori", por razones doctrinarias, sino que dependerá de futuras investigaciones pero lo que sí parecería constituir un imperativo es la superación del aislamiento, incluso ruptura, que hasta ahora ha caracterizado la relación entre el psicoanálisis y las neurociencias.


La importancia de este trabajo radica en que indica una correlación entre rasgos de personalidad y neurotransmisores (véase también Aperturas No. 3: "Sistemas dopaminérgicos e impulsividad"), a diferencia de otros estudios, más abundantes en la literatura, que buscan correlaciones entre ciertas enfermedades mentales (entidades globales) y la bioquímica cerebral. En este sentido, aporta evidencia adicional a la concepción de la organización modular tanto de los componentes de la personalidad como de la estructura anatómica y bioquímica del cerebro.

 


(1) Laakso A., Vilkman H., Kajander J., Berman J., Haaparanta M., Solin O. y Hietala J. (Febrero 2000), American Journal of Psychiatry, 157: 290-292.

Sponsored Links : Freshco Flyer, Giant Tiger Flyer, Loblaws Flyer, Kaufland Prospekt, Netto Marken-Discount Angebote