Bases neuronales de una modalidad de represión: una reivindicación de Freud desde la neurociencia

Publicado en la revista nº016

Autor: Bleichmar, Hugo

En la prensa mundial ha tenido amplia repercusión un artículo publicado en Science el 9 de Enero del 2004Science es, junto con Nature, la revista de mayor prestigio en el mundo científico- en que los autores explícitamente se refieren a la hipótesis freudiana sobre el olvido motivado, artículo de trascendencia por plantear explícitamente una reivindicación de una propuesta freudiana en momentos en que la psicología académica arremete contra Freud. En el artículo original en Science, los autores comienzan diciendo: “Hace más de un siglo, Freud propuso que las memorias no deseadas pueden ser excluidas de la conciencia, un proceso llamado represión….Estos resultados confirman la existencia de un activo proceso de olvidar y establece un modelo neurobiológico para guiar la investigación sobre el olvidar motivado” (p. 232, subrayado nuestro).


Aunque la investigación que describen en Science se refiere a la represión iniciada voluntariamente por los sujetos la importancia del estudio va más allá: establece que hay un sistema neuronal para el olvido, que éste es un proceso activo y no simplemente un déficit. Esa fue en realidad la primera hipótesis freudiana sobre la represión, lo que voluntariamente se trataba de olvidar pero que una vez producida la represión lo olvidado escapaba a la voluntad del sujeto de recuperar el recuerdo. Después, por supuesto, desarrolló el conocimiento sobre los procesos inconscientes que determinan las múltiples formas de eliminar de la conciencia ciertos contenidos inaceptables para ésta. Represión no ya voluntaria sino automática, por fuera de cualquier intencionalidad consciente. Los autores del artículo saben de la diferencia entre represión voluntaria e involuntaria, y que a la primera a partir de Anna Freud se la suele llamar supresión, pero lo que desean destacar es que la mente es capaz de excluir ciertas asociaciones indeseadas, que eso tiene una base neuroanatómica en la corteza prefrontal encargada de funciones ejecutivas, y que las críticas a Freud en cuanto a la represión tienen que ser reconsideradas en base a los conocimientos actuales.


Vayamos ahora al trabajo. A los sujetos de la investigación se le expusieron pares de palabra (“ordeal”: experiencia terrible; y “roach”: cucaracha en inglés americano). Después de presentarles la palabra estímulo (ordeal) se les propuso que recordasen o que olvidasen la palabra asociada (roach). Cuando después se les presentó la palabra estímulo (ordeal), en aquello en quienes que hubo la intención de olvidar,  se encontró una perturbación persistente en recordar la palabra asociada (roach).


Y aquí viene la parte más sugestiva de la investigación. A los sujetos se les hizo resonancia magnética funcional durante las  experiencias. Las zonas que se activaban cuando se producía el olvido eran las correspondientes a la zona prefrontal, que se sabe tienen función de control sobre procesos mentales y motores, y que inhibirían al hipocampo que interviene en los procesos de memoria. O sea, zonas corticales capaces de inhibir procesos y funciones automáticas subcorticales. Por tanto, una fuerza que activamente se opone al recuerdo, que es precisamente el núcleo del concepto de defensa: una fuerza que se ejerce continuamente para evitar que lo excluido de la conciencia, por razones defensivas, emerja.


Los autores concluyen con la afirmación: “Por tanto, estas hallazgos proveen el primer modelo neurobiológico de la forma voluntaria de represión propuesta por Freud, un modelo que integra su propuesta, por otra parte cuestionada, con mecanismos ampliamente aceptados y fundamentales para el control de la conducta” (p. 235).


BIBLIOGRAFÍA



Anderson, M. C., Ochsner K. N., Kuhl, B., Cooper J., Robertson, E., Gabrielli, S.W. Glover, Gary H., Gabireli, J.D.E. (2004). Neural systems underlying the suppression of unwanted memories. Science, vol 303, p. 232-235 (January 9, 2004).